Día del trabajador, una fiesta con mucha historia

Desde el comienzo de nuestras vidas llevamos celebrando “El día del Trabajador” cada 1 de Mayo, seamos trabajadores o no pues es festivo nacional, pero, ¿sabemos de dónde viene esta fiesta?, ¿desde cuándo se viene celebrando y por qué?

Hoy vamos a contar el origen de esta fiesta tan merecida para muchos y sobre todo con tanta historia, porque el mundo está lleno de injusticias, pero también de movimientos sociales promovidos por esas injusticias y hoy día se celebra como algo conseguido por unos pocos y alabado por todos.

Nació bajo la reivindicación social de «ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa» a finales del siglo XIX los trabajadores de Chicago salieron a las calles protagonizando grandes disturbios  luchando por los derechos laborales, que en aquel entonces tan solo esas palabras eran una idea y no una realidad. La gente solo vivía para trabajar con jornadas de hasta 18 horas al día y sin casi ningún derecho social.

0010959486

Un día como hoy hace 129 años, los trabajadores de Chicago, que hasta el momento era la ciudad con más habitantes de EEUU, celebraron una huelga general para luchar por una jornada laboral justa donde la voz populista gritaba junto con sus pancartas «ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa»

Por aquel entonces la jornada laboral se regía por lo que sus empleadores quisieran, sin limites ni derechos establecidos, y aunque años antes (en el año 1868) se prohibiera por ley trabajar, salvo fuerza mayor o pagando una multa de 25 dólares, mas de 18 horas al día en muy pocos casos se cumpliría y aun así el rechazo entre los sufridores era obvio pues solo les quedaba tiempo para dormir y seguían en una situación precaria de esclavitud por el trabajo.

dia-del-trabajador-1--478x270

No fue hasta el 1 de mayo de 1886  cuando la Federación Estadounidense del Trabajo, que fue la que acabó convocando esta huelga que lo cambiaría todo, con más de 50.000 asistentes y un parón de varios días que hizo de que la jornada laboral se redujera a 8 horas y que además eso provocaría un descenso del paro.

Al tercer día los trabajadores acudieron de forma masiva y violenta a la única fabrica que permaneció abierta y la policía cargó contra los manifestantes causando decenas de heridos y seis victimas mortales.

El alcalde acabó aprobando la manifestación para evitar la revuelta y acudió en persona a la concentración que había prevista el cuarto día en Haymarket Square para calmar a la masa, pero de nada sirvió cuando en esa misma reunión con más de 20.000 asistentes estalló una bomba que causó la muerte de uno de los policías allí presentes y desencadenó una matanza de la policía contra los trabajadores concentrados allí, las victimas mortales en esta ocasión se desconocen.

A partir de ahí se declaró estado de sitio y toque de queda en Chicago y comenzaron los registros y detenciones que acabó con 31 presuntos responsables de las revueltas.

En Chicago, se llenaron las cárceles de miles de revolucionarios y huelguistas. Arrestaron a todo el equipo de imprenta del Arbeiter Zeitung y la policía detuvo a 8 anarquistas: George Engel, Samuel Fielden, Adolf Fischer, Louis Lingg, Michael Schwab, Albert Parsons, Oscar Neebe y August Spies. Todos eran miembros de la IWPA (Asociación Internacional del Pueblo Trabajador), asociación de corte “anarcosindicalista”.

El juicio fue totalmente manipulado, en todos los sentidos, siendo mas bien un linchamiento. Se les acusaba de complicidad de asesinato aunque nunca se les pudo probar ninguna participación o relación con el incidente de la bomba ya que la mayoría no estuvo presente y uno de los dos que estuvieron presentes era el orador en el momento que la bomba fue lanzada.

No se siguió el procedimiento normal para la elección del jurado, que acabó siendo formado por hombres de negocios y un pariente de uno de los policías muertos, y en su lugar se nombró un alguacil especial quien se jactó: “estoy manejando este proceso y sé qué debo hacer. Estos tipos van a colgar de una horca con plena seguridad“. Tuvieron lugar una infinidad de manipulaciones, amenazas y sobornos para que se dieran testimonios ridículos sobre conspiraciones.

 Todos fueron considerados culpables y sentenciados a muerte, a excepción de Oscar Neebe, condenado a 15 años de prisión.

Los mártires de Chicago

 

 

 

 

Hoy es el día que conmemora a esos valientes que lucharon por el derecho de todos.

 

 

 

 

 

 

 

Al mediodía del 11 de noviembre de 1887 sus carceleros los vinieron a buscar para llevarlos a la horca. Los cuatro (Spies, Engel, Parsons y Fischer) compañeros de lucha y de sueños emprendieron el camino entonando La Marsellesa Anarquista en aquel día que después fue sería conocido como el viernes negro

Más de medio millón de personas asistieron al cortejo fúnebre. Años después, en 1893, Fielden, Schwab y Neebe fueron perdonados y puestos en libertad. Cada 1 de mayo, en muchos paises del mundo, los anarquistas de Chicago son recordados como símbolo de dignidad de la clase trabajadora, menos en Estados Unidos. En 1938 se impuso la jornada laboral de 8 horas en todo el país.

 

#FelizDíaDelTrabajador

About ruralzoom

Ruralzoom.com es sinónimo de mapa Europeo de casas y actividades rurales. El principal sistema de búsqueda es la geolocalización, pero ruralzoom.com cuenta con otros 4 tipos de búsqueda para que el usuario encuentre su alojamiento ideal y pueda disfrutar de todas las opciones que le ofrece la región en la que se encuentra. Senderismo, actividades autóctonas, tradiciones, restaurantes: turismo rural en estado puro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *